Es hora de repensar la cultura organizacional post-pandemia

Desde los primeros días de la pandemia, las empresas han tenido que gestionar circunstancias totalmente inesperadas. Las organizaciones que no habían establecido una cultura resistente y centrada en la transformación antes de la COVID-19, han tenido que luchar contra los cierres globales que han interrumpido los negocios. Sin embargo, las organizaciones que pivotaron hacia una mentalidad de transformación, o que ya la habían adoptado, han estado mejor equipadas para hacer frente a los desafíos del entorno rápidamente cambiante y para proteger la salud de sus equipos y sus resultados.

Con las empresas teniendo que ajustarse a estos nuevos enfoques de colaboración y productividad, la pandemia ha proporcionado a los gestores de RR. HH. una oportunidad para repensar y refinar la cultura laboral de cara al futuro. Mantenerse ágiles, ajustar las estrategias, cultivar nuevos enfoques de trabajo. Así es como los directores de RR. HH. han ayudado a guiar a sus organizaciones a través del caos, aprovechando los cambios relacionados con la pandemia para establecer una nueva cultura laboral con mentalidad de transformación para el futuro.

La gestión del elemento humano de la pandemia ha sido una de las tareas más complejas a las que se han enfrentado los responsables de RR. HH. este año, especialmente para aquellas organizaciones que han tenido que reorganizarse. Sin olvidar la necesidad de racionalizar las operaciones para satisfacer las necesidades cambiantes de los colegas y los clientes, y que el énfasis en la cultura de la empresa es mucho más implacable, en especial con los equipos anteriormente ajustados, que ahora están distribuidos de manera virtual y, a menudo, reasignados para apoyar mejor las estrategias de cambio.

Uno de los consejos para mejorar tu cultura organizacional post-pandemia son:

  • Flexibilidad: Los equipos de trabajo están experimentando el poder de “manejar su tiempo” y esto genera una sensación de bienestar sin precedentes. Hay que adoptar los buenos matices del trabajo remoto, la flexibilidad solo se logra a través de la confianza y promoviendo una autonomía responsable. El hecho de no compartir el mismo espacio de trabajo con el equipo no es razón para estar sobre controlando los tiempos o la productividad. Es vital mantener este balance pues los casos de agotamiento laboral extremo han sido constantes en esta pandemia.
  • Cercanía con el equipo: brindar apoyo emocional junto con soporte técnico. Si bien la tecnología es la clave para mantener una fuerza laboral remota funcionando a un alto nivel, la forma en que los líderes creen una cultura de apoyo mutuo es un factor importante en la cultura de la empresa y la experiencia de los empleados.
  • No todos los chats, llamadas o correos electrónicos deben estar relacionados con el trabajo. Es clave buscar espacios para compartir, reuniones de equipo, cafés virtuales, entre otros.

Esta crisis nos ha desafiado, las empresas se han visto obligadas a realizar cambios importantes y, en el proceso, ven el lugar de trabajo y el mundo de manera diferente. Es una gran oportunidad para el crecimiento y el cambio positivo permanente.  

Si te encuentras en el área de RR.HH podrías repensar como mejorar o ajustar las actividades de la cultura organizacional de tu empresa. Seguramente tendrás mucho que aportar.

Tomado de: Harvard Deusto y Forbes